BIENVENIDO AL MÁGICO MUNDO DE LA PESCA CON MOSCA.

BIENVENIDO AL MÁGICO MUNDO DE LA PESCA CON MOSCA.
La pesca con mosca es mucho más que un deporte, no solo exige una técnica y una coordinación fisica perfecta, sino tambien una concentración importante, una capacidad de invención y un sentido del ritmo y la armonia de todo en su conjunto que la aparenta más a un arte.
La pesca con mosca me ha permitido entrar en un mundo místico y unirme de forma muy fuerte a la naturaleza. Tambien me ha permitido conocer esta maravillosa provincia Leonesa, sus pueblos y sus gentes, sus montañas y valles, su gastronomia y tradiciones, y sobre todo sus rios, con su fauna y flora. Por todo ello estaré siempre agradecido.

jueves, 6 de febrero de 2014

EL SALTAMONTES

Casi todos los insectos tanto acuáticos como terrestres pueden ser imitados, y utilizados para la pesca de la trucha, y el saltamontes es uno de ellos.
El conocimiento de los factores que pueden intervenir en el comportamiento de las truchas ante una artificial como esta es tan complejo,  que es muy dificil asegurar cuales son las razones que en algunos casos la incitan a tomarla y en otros a rechazarla.
Sin embargo creo que el patrón de montaje de estos insectos terrestres tiene mucho que ver. Estamos acostumbrados a ver imitaciones realistas de estos insectos,  pequeñas obras de arte,  pero muy poco efectivas para la pesca, esencialmente porque no transmiten ningun movimiento,  por tanto no transmiten vida.
Este patrón es todo lo contrario,  está montado con materiales naturales,  y sus alas transmiten a la artificial movimiento,  por tanto un insecto vivo que ha caído al agua accidentalmente,  esencial para incitar a las truchas.
Del saltamontes como artificial para la pesca a mosca seca poco se a escrito, y pocos montadores se han dedicado al montaje, pero sin duda para determinadas épocas y momentos,  y sobretodo para determinados rios, resulta ser una artificial excelente.
Existen muchas especies de saltamontes,  pero para la pesca a mosca seca los que más interés tienen son los denomidos comúnmente como " saltamonte verde " , y que se encuentra con facilidad en los prados próximos a los rios.
Las dos especies más comunes son la Myrmeleototis Maculatus y Chortipus Brunneus, de quince a vente milímetros de longitud y de tonos verdosos-amarillentos, aunque estas especies esperimentan cambios estacionales de colores mimetizándose con el entorno donde viven, llegando a ser prácticamente invisibles en reposo.
Cuando se avecina un peligro realizan con sus potentes patas traseras un salto, al tiempo que despegan sus alas anteriores y con el destello repentino de sus colores logran desorientar al depredador, esta circunstancia la conocemos muy bien los pescadores cuando caminamos en primavera y verano por los verdes prados aledaños a las orillas del rio. Decir que los grandes saltamontes grises y otras especies que viven generalmente en terrenos áridos y secanos tienen poca importancia como artificial para la pesca.
Esta imitación de saltamontes es extraordinaria para pescar en los caniculares días veraniegos,  especialmente en tiempos de siega de la hierba,  además es una de las pocas artificiales capaces de activar el instinto alimenticio de las truchas, es por otro lado si queremos tener buenos resultados una pesca difícil,  que debe practicarse en arroyos y tramos del rio casi ocultos y enmarañados por la vegetación y por consiguiente casi siempre a ciegas, y que requiere en muchos casos de lances rodados y de mucha experiencia.
Sin embargo existen otros escenarios más abiertos y propicios para este tipo de pesca, porque con más frecuencia de lo normal estos saltamontes caen al agua, sobre todo en los días de fuerte viento,  en estas condiciones posar la mosca cerca de las orillas es fundamental,  porque es allí donde generalmente caen.
En acción de pesca esta artificial por sus dimensiones y al carecer del collar de flotación que suavice la posada, produce pequeñas ondas y reflejos en la superficie del agua que son detectadas por la linea lateral y la vista de las truchas de una forma increíble ! produciendo aveces tomadas espectaculares,  por esta razón es combeniente pescar con pequeños tirones de linea, para producir esas pequeñas ondulaciones en la superficie que llamen la atención de la trucha y provoque el ataque.
El patrón de montaje debe ser a mi entender lo más sencillo posible,  sin complicarse en exceso,  tamaño y silueta junto con materiales naturales es lo más apropiado para este artificial,  el límite en cuanto a tonos se encuentra en la imaginación de cada montador.
El saltamontes nos ofrece una forma de pescar que no debemos desaprovechar,  explorar nuevas posibilidades para capturar truchas recelosas y descofiadas está en el ADN del pescador a mosca, además de la emoción que nos proporciona el ver y sentir el ataque de una trucha a nuestra artificial.

Imitación de saltamontesUn montaje sencillo. El movimiento que le proporcionan las alas anteriores que en el insecto natural son membranosas y son las que permiten que estos saltamontes puedan volar, imitadas con pluma parda de gallo Leonés, junto con las posteriores de pelo de corzo, dotan a esta artificial de movimiento y vida.
Esta artificial admite otros materiales, pero son aconsejables, por una parte que sean naturales, y por otra que tengan buena flotabilidad ya que esta imitación no lleva collar de flotación.

Saltamonte verde