BIENVENIDO AL MÁGICO MUNDO DE LA PESCA CON MOSCA.

BIENVENIDO AL MÁGICO MUNDO DE LA PESCA CON MOSCA.
La pesca con mosca es mucho más que un deporte, no solo exige una técnica y una coordinación fisica perfecta, sino tambien una concentración importante, una capacidad de invención y un sentido del ritmo y la armonia de todo en su conjunto que la aparenta más a un arte.
La pesca con mosca me ha permitido entrar en un mundo místico y unirme de forma muy fuerte a la naturaleza. Tambien me ha permitido conocer esta maravillosa provincia Leonesa, sus pueblos y sus gentes, sus montañas y valles, su gastronomia y tradiciones, y sobre todo sus rios, con su fauna y flora. Por todo ello estaré siempre agradecido.

miércoles, 14 de enero de 2015

LA BUNYAN BUG

Leyendo la famosa novela de Norman MacLean traducida al castellano bajo el título de " El río de la vida ", uno se adentra en los famosos ríos del Oeste de los Estados Unidos, escenarios soñados por muchos pescadores de mosca, por sus paisajes grandiosos y salvajes y sus truchas, especialmente cuando tiene lugar las grandes eclosiones de esos enormes plecópteros que hacen salir de sus refugios a las truchas toro y arco iris, que aceleran el pulso a cualquier pescador. Esta bella historia guarda muchas similitudes entre los hermanos MacLean Norman y Paul y mi hermano Luís y yo. Nosotros también nos iniciamos en la pesca desde muy jóvenes, primero con la cucharilla y con las moscas ahogadas al estilo leonés, y más tarde con la mosca seca y sedal pesado, en un privilegiado entorno como es nuestra bella provincia leonesa, paraíso del pescador con mosca y santuario de la pesca de la trucha, donde sus ríos son la mejor escuela para aprender las más depuradas normas de presentación y el manejo de la línea, años atrás rebosantes de truchas y de eclosiones de insectos por todas partes. Uno temperamental, mi hermano Luís, y otro tranquilo y reflexivo. Uno monta las moscas ( yo ) y otro las pierde entre las mimbreras del río. Dos hermanos que descubren la belleza de la Naturaleza y aprenden juntos a respetarla y quererla, y poco a poco van conociendo los secretos del río, de los peces y de la pesca con mosca. En cierta medida me siento identificado con los dos hermanos MacLean, con Paul porque cuando las cosas se tuercen prefiero recurrir a mi mismo para salir del apuro, no concibo la idea de que alguien me diga que mosca debo poner, ni tampoco utilizar otras moscas que no sean las mías, pero a diferencia de Paul que con media docena de moscas genéricas en distintos tamaños le eran suficientes para imitar la mayoría de los insectos acuáticos y terrestres, yo llevo mi caja repleta de moscas bien ordenadas, como Norman y nunca en el sombrero como Paul, aunque lo malo de llevar tantas moscas es que a menudo te falta la apropiada para el momento. Lo que no entiendo de Paul es ¿ Cómo un consumado artista de la pesca con mosca que roza la perfección, viviera al mismo tiempo esa miseria paralela de la bebida, el juego y las peleas que finalmente le condujo a la muerte? Una paradoja más de la que está construida gran parte de nuestra existencia, sin duda. Con Norman me identifico por su forma de ser, tranquila y responsable, y porque después de tantos años pescando sigo teniendo miedo a perder las moscas entre las mimbreras de la orilla del río, todo lo contrario que mi hermano Luís, el arriesga más que yo, apura el lance hasta el límite, y yo tengo que cruzar el río para desenganchar su mosca de entre las ramas. El entabla conversación con cualquier pescador que se cruza en nuestro camino, yo sin embargo soy mucho más reservado y procuro pasar desapercibido. Yo soy el responsable de la bebida, el solo pregunta al final de la jornada de pesca si tengo algo frio para su reseca garganta. Yo siempre soy puntual en las citas para ir de pesca, el siempre llega con algún minuto de retraso, pero llega, porque para nosotros como para los hermanos MacLean la pesca tiene algo de sagrado. Por supuesto que de niños también medimos nuestras fuerzas con fuertes peleas,esta es una de las razones por la cual identifico a mi hermano con Paul, estoicismo frente a la adversidad. Mi hermano vadea el río como nunca he visto hacerlo a otro pescador, a el no le preocupan las fuertes corrientes, sabe perfectamente lo que tiene que hacer, en muchas ocasiones hemos cruzado el río agarrados de la mano por alguna inesperada crecida, pero el siempre por delante marcando el camino a seguir. El tiene un lance potente, llega con la mosca a cualquier parte, aunque con muchos defectos en el lanzado, porque nosotros no tuvimos la suerte de Norman y de Paul, a nosotros nadie nos enseñó a manejar la línea, nosotros fuimos autodidactas, y los vicios que se cogen cuando empiezas, son luego difíciles de erradicar.
La Bunyan Bug 
Una de esas grandes moscas es la " Pteronarcys californica ", también llamada " Salmonfly ",o " giant stonefly " ( mosca de la piedra gigante ), el doble de grande que nuestra popular mosca de la piedra " Dinocras cephalotes ",llegando a medir las hembras adultas hasta 5 centímetros de largo y 8 centímetros de embergadura con las alas extendidas, no es de extrañar por tanto que los pescadores de mosca del Oeste Americano de la época de los MacLean tuvieran problemas para imitarla correctamente. El ciclo vital de este insecto es muy parecido al de nuestra mosca de la piedra, pero las eclosiones de la " Pteronarcys californica " se desarrolla en periodos muy cortos de entre ocho y diez días, y en condiciones ambientales muy particulares, de manera que es una lotería para los pescadores que frecuentan estos escenarios encontrarse con alguna eclosión de estos insectos acuáticos, todo lo contrario que la nuestra, que podemos disfrutar pescando con ella desde mediados del mes de Abril en los ríos de llanura hasta bien entrado el mes de Julio en los ríos de montaña. Los pescadores de mosca de principios del siglo XX tenían verdaderos problemas, no sólo para imitar este insecto de dimensiones descomunales, sino también para mantenerlo a flote en ríos de corrientes fuertes que es donde este insecto tiene su hábitat preferido.
La Bunyan Bug, vista inferior, ( bottom view )
Paul Bunyan, que en realidad se llamaba Norman Edward Lee Means, apodo incluido, resolvió este primer problema montando el cuerpo de corcho, haciendo posteriormente un perfecto trabajo de modelismo. Acabado el cuerpo lo pintó con pintura indeleble y lo barnizó con varias capas de barniz transparente, y todo a mano. El problema que se le presentó para imitar las alas desplegadas tan grandes, lo resolvió con mechones de melena o crines de caballo marrón, al estilo de como hoy lo hacemos para imitar las alas de las libélulas. Esto le llevó a crear la " Bunyan Bug " en el año 1923, y esta mosca es precisamente la que aparece en la novela de Norman MacLean, y que en una secuencia de la película Norman le ofrece una a Paul viendo que no llevava ninguna imitación parecida, y que este rechaza irónicamente. Hoy día esta mosca aún se encuentra a la venta, quizás más como objeto de decoración y recuerdo, que como imitación para ser usada. Otros montadores de la época de los MacLean encontraron soluciones diferentes, tal vez más sencillas, pero igualmente con una historia detrás.
Sofa Pillow 
En 1940, unos clientes de Pat Barnes se vieron sorprendidos en una jornada de pesca por una eclosión de " Pteronarcys californica ", sin nada remotamente parecido en sus cajas, desesperados de ver como las grandes truchas no hacían caso de sus diminutas imitaciones, decidieron ir en busca de ayuda a la tienda de Pat Barnes, este les proporcionó una imitación muy simple con cuerpo de seda roja, anillado con hilo dorado plano y alas formadas por un mechón de pelos de ardilla abatidos sobre el cuerpo, la cola de pluma compacta de faisán teñida de rojo, y el collar o hackle Brown muy poblado. Al ver el enorme " moscardón " ( mosca grande ),uno de los clientes dijo que eso se parecía más a una almohada que a una mosca, y ese fué el nombre que le dieron a la imitación, la " Sofa Pillow ". Una mosca de flotación algo limitada, y no precisamente por su collar tan poblado, sino más bien por sus dimensiones y el material empleado para su confección.
Improved Sofa Pillow 
Pero pronto conoció una versión mejorada, la " Improved Sofa Pillow ", a la que se incorporaba un mechón de pelos de ciervo como cola, también una pluma Brown en palmer al rededor del cuerpo hecho de dubbing naranja, y unas alas de pelos de ciervo abatidas sobre el cuerpo. El resultado fue una mosca de aspecto mucho más moderno, aunque igualmente aparatoso como su predecesora, pero más fácil de mantener a flote.
Royal Stimulator 
La Stimulator no es más que una variante de las anteriores, creada por el gran montador americano Randal Kaufmann. Las modificaciones con respecto a su predecesora, la " Improved Sofa Pillow " son mínimas, el único detalle diferente es que el collar o hackle se monta en espiras separadas a modo de palmer sobre un tórax abultado de dubbing. Sin embargo Kaufmann pronto se dió cuenta de que estas grandes imitaciones también funcionaban con otros colores diferentes del naranja original, de manera que ya no se trataba de imitar exactamente al insecto en cuestión, sino de aprovechar las propiedades de atracción de estos modelos, lo mismo que sucede con nuestras actuales moscas ahogadas. Y así surgieron múltiples variantes de distintos colores : naranja, amarillo, verde, negro, y la combinación de colores como por ejemplo el de la " Royal Coachman ", rojo o naranja y pavo real, variante conocida con el nombre de "Royal Stimulator ".
Verde Stimulator, Creen Stimulator 
La eficacia, flotación y gran visibilidad hizo crecer enormemente la popularidad de esta serie de moscas sobre todo en el Oeste de los Estados Unidos, pero también en Alaska, La Patagonia y Nueva Zelanda, y es que estas moscas tan grandes se sienten particularmente a sus anchas en amplias extensiones de aguas rápidas. Buscando alguna utilidad de estas moscas para nuestros ríos leoneses, podrían perfectamente pasar por saltamontes o grillos, porque suplantar con estos modelos nuestros tricópteros y plecópteros va a resultar muy difícil, sencillamente porque nuestros ríos son de características diferentes y truchas muy selectivas. De la mosca original, la " Bunyan Bug ", una mosca que imita perfectamente la silueta de la hembra cuando esta roza la superficie del agua para depositar sus huevos batiendo sus alas para no perder el equilibrio, lo mismo que la describió acertadamente Norman MacLean en su novela :《...un poco como una mariposa que ha sufrido un percance y no puede secarse las alas batiéndolas sobre el agua. 》, se concibió para confundir a la trucha con la natural, sin embargo todos los modelos posteriores derivados de esta mosca se deben encuadrar en la categoría de moscas " atractoras " o moscas de " fantasía " ,concebidas para llamar la atención de las truchas en aguas rápidas y provocar el ataque. Inevitablemente una vez abierta la puerta de la imaginación, otras versiones fueron apareciendo incorporando nuevos materiales, desde las patas de goma a los cuerpos hechos de foam,pasando por materiales sintéticos para las alas etcétera, hasta convertirla casi en una mosca más indicada para pescar el black bass que para las bravas truchas arco iris ( Rainbow ) del Big Blackfoot, en la actualidad Blackfoot ( pies negros ), o las truchas del río Gallantin en los alrededores del parque Yellowstone, donde precisamente se rodaron las bellas escenas de la película. Escribiendo esta pequeña historia sobre esta mosca,uno tiene la sensación de estar escuchando algunas de las profundas frases de Norman MacLean :《...entonces, en la media luz ártica del cañón, toda existencia se funde con mi alma, mis recuerdos y los sonidos del Big Blackfoot y un ritmo de cuatro tiempos, y la esperanza de que suba algún pez.》,que bellas palabras. También a mi los recuerdos de la juventud me producen un conjunto de estímulos y sensaciones que me hacen sentir más humano. Es como un poderoso estimulante, una fuerte droga que envuelve el alma hasta hacerla enloquecer. Como le sucede a Norman MacLean, las sombras del pasado se aferran a uno como si formarán parte de nuestro cuerpo, permitiéndonos obtener esa paz interna, ese brillo en los ojos, y la tranquilidad del alma. Ya uno le gusta los buenos textos y los saludables razonamientos sobre la pesca, la buena compañía y las tardes de pesca procurando molestar lo menos posible a las truchas, ya uno a visto puro y cristalino el río de su interior. Ya uno es casi un " pescador con mosca ".