BIENVENIDO AL MÁGICO MUNDO DE LA PESCA CON MOSCA.

BIENVENIDO AL MÁGICO MUNDO DE LA PESCA CON MOSCA.
La pesca con mosca es mucho más que un deporte, no solo exige una técnica y una coordinación fisica perfecta, sino tambien una concentración importante, una capacidad de invención y un sentido del ritmo y la armonia de todo en su conjunto que la aparenta más a un arte.
La pesca con mosca me ha permitido entrar en un mundo místico y unirme de forma muy fuerte a la naturaleza. Tambien me ha permitido conocer esta maravillosa provincia Leonesa, sus pueblos y sus gentes, sus montañas y valles, su gastronomia y tradiciones, y sobre todo sus rios, con su fauna y flora. Por todo ello estaré siempre agradecido.

miércoles, 21 de enero de 2015

LA INFALIBLE DE LOUIS CARRÈRE

Estas moscas dobles, también llamadas " moscas en celo "," dúos de amor " etcétera, fue descrita por primera vez en su libro " Techniques modernes de la Mouche noyée ", publicado en Francia a su regreso de España en el año 1937, y reeditado sucesivamente en 1946 y 1957. En 1963 conocimos la primera versión en castellano de la mano del periodista catalán y gran aficionado a la pesca D.Juan Francisco Llatjós. Posteriormente se conoció una segunda edición en 1970 y una tercera en 1976.
Montaje con fibras de riñonada  (  fiber assembly loins )
Estas moscas dobles es necesario montarlas sobre anzuelos de anillas con el vástago o la tija larga, llamados generalmente " anzuelos de mosca de mayo ". Según Carrère, para su confección puede emplearse indistintamente el procedimiento de montaje que el llama " rápido ",osea al estilo del montaje tradicional de una mosca seca con pluma de cuello de gallo enrollada sobre la tija, o bien al " estilo leonés" con fibras sueltas de pluma de riñonada. Para Carrére, este último estilo, osea el " estilo leonés " es como siempre su preferido, porque según el :《...las moscas confeccionadas con estas bellas plumas nos dejan admirados, se salen de la banalidad de los plumeros hechos con hackles ( cuellos ) teñidos o decolorados que invaden las tiendas de artículos de pesca. Desde luego, no son comercio sino arte.》Es cierto que los cuellos o hackles actuales han mejorado mucho, y poco o nada tienen que ver con los de su época, aún así, estoy de acuerdo con Carrére, no existe nada mejor a día de hoy que las plumas de los gallos leoneses para imitar los insectos de los que se alimentan nuestras truchas, tanto para moscas secas, ahogadas o ninfas, sin que con ello quiera decir que otras plumas no sean también buenas y necesarias.
Carrére recomienda pescar con ella en tanden con otra o con una mosca seca a modo de indicador de picada, pesca por otra parte tan demoda y que parece haberse redescubierto recientemente, cuando Carrére ya pescaba así en los años treinta los ríos trucheros españoles, y con buenos resultados a tenor de lo que cuenta de esta mosca :《...Esta imitación sumergida posee un indiscutible poder de atracción sobre muchos peces inactivos o indiferentes. 》Todos estamos de acuerdo en reconocer que la mayoría del tiempo las truchas se alimentan bajo la superficie del agua, bien a medias aguas, bien rastreando y levantando las piedras del lecho del río, o bien a pocos centímetros de la superficie, pero para engañarlas hace falta que nuestras imitaciones estén bien montadas, y que se asemejen a los insectos naturales que ellas están acostumbradas a comer.
Por tanto, la primera constatación de esta modalidad de pesca, es que las truchas al igual que la mayor parte de los peces ven perfectamente bajo el agua, su medio natural de vida, por este motivo es mucho más capaz de apreciar los detalles de un insecto sumergido que navega bajo el agua que uno flotando. De esta realidad deriva la necesidad de alcanzar el más alto grado de realismo de estas moscas ahogadas o sumergidas,desterrando así el viejo tópico de que para estas artificiales es suficiente materiales de segunda clase. La segunda constatación es el comportamiento de estas moscas en acción de pesca. Dentro del agua, las moscas deben moverse a la velocidad de la corriente, este es el gran secreto del éxito de esta modalidad de pesca, sucede lo mismo que cuando pescamos con nuestras moscas ahogadas clásicas al estilo leonés. Esta necesidad de una buena deriva condiciona de por sí la calidad de los materiales a emplear, por tanto la labor del pescador no es hacer vivir las moscas mediante el juego de tirones y descensos de la línea, las moscas merced al los juegos de luz de las fibras de las plumas por el efecto del movimiento de las corrientes deben dar su propia ilusión de vida. El brillo, la textura, flexibilidad, el color y los moteados de las plumas, junto con la adecuada posición en el anzuelo harán que las moscas naden sin dificultad asemejándose a las naturales. Esta necesidad en la confección de estas moscas se complementa lógicamente con la experiencia que permiten al pescador emplearse en los mejores sitios o los más apropiados, con lances cortos y precisos, calcular la corriente etcétera.
El montaje de estos modelos no presenta ninguna dificultad especial, se trata en suma de montar dos moscas similares o distintas sobre un mismo anzuelo. Se empieza por formar el cuerpo de la primera mosca a la altura de la curvatura del anzuelo, lo anillamos y a continuación montamos el collar o hackle, si este lo hacemos con una pluma de cuello de gallo enrollada sobre la tija, entonces nada más tendremos que forzar con el hilo de montaje las fibras para que queden correctamente posicionadas con respecto al vástago del anzuelo, si lo hacemos con fibras sueltas de riñonada además de lo dicho presionamos la base de las fibras con el dedo pulgar e índice de un lado a otro para que queden repartidas uniformemente sobre el cuerpo en un radio de 180 grados más o menos. Después procedemos a montar la segunda mosca como hicimos la primera. Tanto el cuerpo como el anillado es aconsejable que sean de seda,este material dota a la mosca de mayor sensación de vida y movilidad dentro del agua al quedar las fibras de la pluma repartidas uniformemente pegadas al cuerpo como si de uno o varios imagos o subimagos muertos arrastrados por la corriente se tratara, o como insectos que están emergiendo. La cabeza no debe ser rematada con pegamento o barniz, estos materiales deterioran y distorsionan tanto la seda como la cabeza. El grado de inclinación de las fibras de la pluma con respecto a la tija o vástago del anzuelo deben quedar en torno a los treinta o cuarenta grados,con el fin de conseguir una deriva lo más natural posible, y la cantidad debe ser escasa, aproximadamente la mitad que para nuestras clásicas ahogadas, para así facilitar el undimiento y que este se produzca lo más rápido posible. En cuanto a los cercos o cola, yo aconsejaría prescindir de ellos.
Montaje con pluma de cuello de gallo  ( rooster hackle )
Es posible que hoy, cuando hay tantos excelentes pescadores que escriben libros y ganan concursos de pesca, estas cosas tan humildes no tenga gran interés. Además no son montajes deslumbrantes como las clásicas ahogadas inglesas, ni siquiera se emplean materiales de última generación para su confección, tampoco estos modelos bienen de lejanos países, son una variante de nuestras ahogadas leonesas para sedal pesado, pero si algún día os da por montarlas y pescar con ellas y conseguir alguna captura, entonces una enorme satisfacción os invadirá, y os daréis cuenta que la pesca con mosca es y será una pesca de calidad, no de cantidad.