BIENVENIDO AL MÁGICO MUNDO DE LA PESCA CON MOSCA.

BIENVENIDO AL MÁGICO MUNDO DE LA PESCA CON MOSCA.
La pesca con mosca es mucho más que un deporte, no solo exige una técnica y una coordinación fisica perfecta, sino tambien una concentración importante, una capacidad de invención y un sentido del ritmo y la armonia de todo en su conjunto que la aparenta más a un arte.
La pesca con mosca me ha permitido entrar en un mundo místico y unirme de forma muy fuerte a la naturaleza. Tambien me ha permitido conocer esta maravillosa provincia Leonesa, sus pueblos y sus gentes, sus montañas y valles, su gastronomia y tradiciones, y sobre todo sus rios, con su fauna y flora. Por todo ello estaré siempre agradecido.

sábado, 28 de febrero de 2015

LA MOUSTIQUE DEL JURA

La " Moustique del Jura " es la primera mosca de la historia montada con CDC. Es en un pequeño pueblo de Suiza Courfaivre, situado en el cantón suizo del Jura, muy cerca de la frontera francesa, donde fue utilizado por primera vez el CDC o cul de canart, literalmente " culo de pato ", para la confección de moscas artificiales. A este respecto es recomendable echar un vistazo al libro de Leon Link " Tying flies with CDC " ( El montaje de moscas con CDC ) 2010.

Moustique del Jura, Lit de Vin

En 1941, Louis Veya, un joven de Courfaivre se inicia en la pesca con mosca seca de la mano de su amigo y vecino Georges Joset. Utilizaban un solo modelo de mosca que habían aprendido a montar gracias a Maximilien Joset, padre de Georges. Era una pequeña artificial muy sencilla que imitaba los subimagos del río Doubs, montada en anzuelos del número 16. Esta artificial se caracterizaba por un collar de flotación hecho con pluma de " cul de canart ". Aquellas moscas fueron posteriormente bautizadas por Louis Veya como la " Moustique du Jura ".
Aunque en realidad no se sabe a ciencia cierta quien fue el creador de la " Moustique ", se da por hecho que su creador fue Maximilien Joset, un agricultor de Courfaivre quien primero la montó y la utilizó en 1920.
El secreto del éxito de esta mosca es sin duda el collar de flotación de CDC. Una de las ventajas de este material es la flexibilidad de las fibras de su pluma. Cuando la mosca flota y deriva sobre la superficie del agua, una ligera brisa es suficiente para hacerlas moverse, dando a la artificial una apariencia de vida. Otra de las ventajas del CDC es la flotabilidad natural que posee, sin necesidad de aplicar flotabilizador artificial para moscas. También ha contribuido a su éxito la simplicidad del montaje, pues no es necesario ser un gran montador para realizar perfectamente la " Moustique ".
Posteriormente la difusión que dio Marc Petitjeam sobre este material de CDC, junto con los montajes de los franceses Henri Bresson y Aimè Deveaux, sin olvidarnos del esloveno Marjan Fratnik con su mosca " F-Fly ", un prodigio de armonía y sencillez, hicieron que definitivamente el " cul de canart " fuera mundialmente reconocido para el montaje de artificiales.

La Moustique del Jura, Brune Rayèe

Louis Veya montaba el collar de la " Moustique " con una pluma de CDC enrollada sobre la tija del anzuelo al estilo tradicional, y vente colores diferentes para el cuerpo, sustituyendo la seda original por rafia natural o teñida, aunque confiesa que con solo cuatro tonos diferentes se podía pescar toda la temporada. Louis Veya también nos cuenta cómo empezó a pescar :《...empezábamos a ir al Doubs a partir del 25 de Mayo, y todos los días yo y Georges, con sol o con lluvia, recorriamos los kilómetros que nos separaban del Doubs para poder pescar la trucha 》. Curiosamente no les interesaban los timalos, aunque eran muy abundantes, dice Louis Veya al respecto de los timalos : 《... cojiamos alguno de vez en cuando, pero los devolvíamos al agua, lo que nos interesaba eran las truchas, cada día cojiamos entre cinco y diez kilos, lo que representaba una ayuda considerable. En aquella época, en los años cuarenta y cincuenta, éramos unos diez o doce pescadores en los 26 kilómetros del río Doubs suizos, y no había insecticidas ni herbicidas. Hacíamos pescatas fabulosas que nunca volveremos a conocer 》.

La Moustique del Jura, Mastic 

En los años cincuenta, una vez finalizada la segunda guerra mundial, Louis Veya se lanza a la fabricación de moscas con fines comerciales. Ayudado por dos de sus cuñadas, montan unas doscientas mil moscas cada año, que son distribuidas en Suiza, Francia y Alemania principalmente. A los 75 años de edad, Louis Veya deja de montar la " Moustique " debido a que su vista empieza a flaquear, su nuera entonces toma el relevo, y desde hace treinta años sigue perpetuando la tradición familiar montando la " Moustique " destinadas a la tienda de pesca de Louis Veya. La fórmula actual de montaje es exactamente la misma que la utilizada por Maximilien Joset en 1920, aunque con algunas variantes en cuanto a los insectos a imitar.

La Moustique del Jura, Rouge de Sang

Para finalizar esta bella historia una reflexión : La " Moustique " no es por supuesto una mosca milagro, pero bien utilizada puede ser formidable. En la " Moustique " se condensan todas las virtudes y defectos del CDC, parte esencial de esta mosca, que representa todo un homenaje a la sencillez en cuanto a la confección de artificiales.
Pescando con la " Moustique " al agua o a trucha vista, con largos bajos de línea y finos terminales, que permitan a la mosca largas derivas sin que se vea afectada por el dragado, posandola con esa deliciosa dulzura que la proporciona el sencillo collar en CDC, con la misma suavidad que lo hace un copo blanco de polen cuando es liberado por una suave brisa de su rama paterna, y se posa con extremada delicadeza sobre la superficie del agua. Presentada en los remansos formados por gruesas piedras o rocas de nuestros ríos naturales, o en los colchones que marcan la frontera entre el rubión y el blando. Al final de la rasera de aguas muy bajas, allí donde las hojas que navegan se detienen y se juntan. En los bordes de las orillas de aguas tranquilas, donde las truchas esperan alguna efímera que aterrice empujada por la brisa...etcétera.
Sin embargo la " Moustique " también tiene sus limitaciones. No es una mosca todo terreno, ni siquiera una mosca comodín como podría ser un tricóptero, una emergente o una ninfa. La pluma de " cul de canart " posee dos grandes virtudes : proporciona posadas delicadas y su flotabilidad es extraordinaria, sobre todo en aguas lentas o en corrientes moderadas. Pescando en aguas rápidas y tumultuosas, su comportamiento es bueno durante los primeros lances, pero después de haber sido sumergida varias veces por remolinos u otras causas, la mosca pierde flotabilidad que no es fácil volver a recuperar. Retirar la mucosidad que desprende la boca de la trucha después de algunas capturas, tampoco es fácil. Estos son sus dos mayores inconvenientes. El collar de la " Moustique " también se puede montar con mechones de fibras sueltas de CDC, estéticamente quizás resulte más vistosa, pero no es aconsejable. Al usar la pluma completa, se incluye en el montaje una parte del raquis, que hace que las alas, osea el collar de flotación sea algo más rígido y consecuentemente de más estabilidad a la mosca, a la vez que facilita un mejor secado de la misma. Las aguas ideales para pescar con la " Moustique " son las corrientes moderadas, aguas lentas o muy lentas, y aguas cerradas de embalses y lagos.

Baetis Rhodani, estilo Deveaux 

Estamos pues ante una mosca más bien específica para momentos concretos y zonas de río determinadas. Los antiguos griegos ( no los de ahora ), tenían una máxima que decía : Conoce la oportunidad. Pues bien, aquel pescador de mosca que lleve en su caja algunas imitaciones de la " Moustique ", sin duda sabrá encontrar el momento apropiado para utilizarla. Entonces es muy posible que quede sorprendido de la eficacia, y la " Moustique du Jura " se habrá ganado un lugar de honor entre sus más preciadas moscas... como lo tiene ya entre las mías.